EL I.R.P.F.: ¿Qué es? ¿Cómo nos afecta? ¿Qué tenemos que declarar?

Todo el mundo ha oído hablar del I.R.P.F, más que nada, porque a muchos de nosotros nos ha tocado hacer los papeles en los meses de junio. Si bien, hacer la “Declaración de la Renta” es algo mas que meter unos datos es en las casillas del Programa “P.A.D.R.E”, que nos podemos descargar cada año en la página Web de la Agencia Tributaria.

Lo primero que tenemos que saber, es que el mencionado tributo se rige por la Ley 35/2006, de 28 de noviembre del Impuesto sobre la Renta, así como por su Reglamento, y que en base a esas normas debemos tomar las directrices para su correcta declaración, así como tener en cuenta que está parcialmente cedido a las Comunidades Autónomas, por lo que hay que conocer lo establecido al respecto en cada una de ellas.

En segundo lugar, debemos saber que tiene carácter directo y naturaleza personal, porque grava la totalidad de las rentas obtenidas por una persona, según la capacidad económica que esta tenga y atendiendo a los principios de igualdad, generalidad y progresividad, siempre teniendo en cuenta las circunstancias personales y familiares de cada contribuyente, y los mínimos aplicables en cada caso.

Asimismo, este tributo tiene como objeto la totalidad de los rendimientos, ganancias y pérdidas patrimoniales, así como las imputaciones de rentas previstas por la Ley. Como no a todos os resultarán tan familiares estos términos, dedicaremos otras entradas detallando cada tipo de rentas, ahora lo que queremos que os quede claro es que es el I.R.P.F (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas), que es lo que grava, y que normas, principalmente, lo regulan.

Únicamente, en relación al tipo de rentas, queremos comentar, que no todas tributan de la misma manera, y existen dos grupos en las que se dividen. Por un lado, todas las rentas que van a la base imponible general, tributarán de forma progresiva, es decir, habrá que ver en que tramo de escala nos encontramos para aplicar un tipo impositivo u otro, y por otro, está la base imponible del ahorro, a la cual se le aplica un tipo fijo, que en la actualidad es del 19% para los primeros 6.000 euros y del 21% para el resto.

Todo ello a rasgos muy generales, pero con el fin de que vayamos sentando una base. Para ayudaros a comprender de forma visual este tributo hacer click en el Esquema del IRPF, el cual deberéis tener siempre presente para no perder el hilo en próximos posts, aún así en la siguiente entrega haremos un resumen del mismo para tener claro como clasificar cada tipo de rendimiento.

Para terminar, también es importante mencionar que tanto las reducciones como las deducciones juegan un papel importante a la hora de auto liquidar el impuesto, ayudando a reducir la factura fiscal. También de ellas hablaremos más adelante cuando les llegue su momento.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s